Porque cada vez se utiliza más el Poliestireno Expandido.

Imprimir

Se caracteriza sustancialmente por la necesidad de ahorrar energía, de proteger contra el ruido y conservar el medio ambiente. Actualmente aún los países de clima templado hasta tropical prescriben medidas eficientes de aislamiento térmico, pues el gasto energético para el acondicionamiento de edificios en las temporadas cálidas puede ser equivalente o aún mayor que los gastos energéticos para la calefacción en invierno.

Las espumas de poliestireno expansible (EPS), gracias a sus excelentes propiedades juegan un destacado papel en la práctica de la construcción.

En el sector de la construcción, tanto en la edificación como en las obras de ingeniería civil, nos encontramos con numerosas aplicaciones del Poliestireno Expandido-EPS. Placas y paneles de aislamiento termo-acústico, casetones y bovedillas para forjados, moldes de encofrado, juntas de dilatación, elementos decorativos interiores, bloques de EPS para dotar de ligereza a terraplenes de carreteras, pantanales flotantes, islas artificiales, etc. Esta extensa presencia se debe a las extraordinarias cualidades y propiedades de este material entre las que destacan su elevada capacidad de aislamiento térmico, su ligereza, sus propiedades de resistencia mecánica, su adecuado comportamiento frente al agua y resistencia a la difusión del vapor de agua y, en comparación con otros materiales, su versatilidad en forma y prestaciones que se concretan en una amplia gama.
La utilización del EPS en la construcción aporta además beneficios medioambientales principalmente derivados de su función de aislante térmico y por la utilización de un material que lleva implícito un bajo consumo de recursos materiales y energéticos.